USO MEDICINAL DE LA PLANTA DE CANNABIS

ÍNDICE

I. Introducción
II. Programa nacional para el estudio e investigación del uso medicinal de la planta de cannabis sativa  

  1. Objetivos
  2. Rol del estado

III. Farmacocinética cannabis
IV. Análisis bioético
V. El caso argentino
VI. Conclusiones
VII. Notas y Bibliografía

I. INTRODUCCIÓN

La Cámara de Diputados de la Nación, dio media sanción al Proyecto de ley por el cual crea el Programa Nacional para el Estudio y la Investigación del Uso medicinal de la Planta de Cannabis y sus derivados.
El Comité de Estudios Bioéticos, dependiente del Instituto de Bioética de la Universidad Católica de Cuyo, pone a consideración de la sociedad en general y comunidad universitaria en particular, el siguiente Documento donde se analizan algunos de los puntos más destacados del mencionado texto.
Corresponde aclarar que el proyecto trata de los fines medicinales de los cannabinoides sintéticos, provenientes de la investigación farmacéutica del Cannabis Sativa, (conocida como marihuana en América), y no del consumo  indiscriminado de sus derivados ilegales.  El primer caso se refiere al empleo de los cannabinoides sintéticos como medicamento, mientras que  los derivados de esta planta, sin un proceso farmacológico riguroso, no sólo no se consideran medicamentos, sino que son ilegales en algunos países.
La planta Cannabis Sativa originaria de la China y Asia Occidental, ha sido utilizada históricamente por culturas antiguas como las egipcias, China e India dada sus propiedades analgésicas, sedantes y antiinflamatorias. En China se encontraron vestigios del Cannabis sativa L en restos arqueológicos del año 4000 a.C.  
El término marihuana hace referencia al preparado elaborado a partir de las hojas y tallos provenientes de la planta Cannabis Sativa. La marihuana es la droga ilegal para uso recreativo más consumida en el mundo y constituye un grave problema social y de salud pública. Su consumo produce toxicomanía y drogadependencia, pérdida de memoria a corto plazo, desórdenes cognitivos, reducción de la capacidad de centrar la atención, descoordinación y somnolencia, entre otros.
A este complejo panorama deben sumarse dos datos de los que da cuenta el informe base del Plan Nacional de Reducción de la Demanda de Drogas (2016- 2020) preparado por el SEDRONAR: 1- la marihuana hace estragos en las franja etaria más joven. Según el citado informe el 55,5% de los estudiantes que consumieron marihuana en el país,  lo hizo por primera vez antes de los 15 años; 2- la tolerancia social sería uno de los motivos que explica el aumento del consumo de marihuana. Según el citado informe “hay mayor percepción de riesgo frente al consumo frecuente de alcohol, tabaco y psicofármacos que ante el uso experimental u ocasional de marihuana”.
Conforme lo dicho, corresponde dejar claro que permitir el uso medicinal o terapéutico del cannabis Sativa, como medicina alternativa, no debe entenderse como una puerta abierta a la legalización del consumo social de la marihuana.

II. PROGRAMA NACIONAL PARA EL ESTUDIO E INVESTIGACIÓN DEL USO MEDICINAL DE LA PLANTA DE CANNABIS SATIVA

1. Objetivos

La normativa tiene dos propósitos fundamentales:

  1.  
    1. Garantizar el acceso gratuito del aceite de cáñamo y demás derivados del cannabis para fines medicinales. A tal fin exige que el potencial beneficiario esté inscripto en el registro Nacional voluntario, presente patologías contempladas en el Programa y una prescripción efectuada por médicos de hospitales públicos;  

 

1.2. Promover la investigación sobre el uso medicinal del cannabis, en cuanto su eficacia, propiedades y efectos secundarios.

 

2. Rol del Estado

El proyecto define claramente que corresponde al Estado proveer y regular el uso del cannabis medicinal. A tales efectos estipula tres mecanismos:

2.1. La importación de aceite de cannabis y distribución gratuita para quienes estén incorporados al Programa, se realizará por medio de la Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica (ANMAT);

2.2. El cultivo del cannabis será a través del CONICET o del INTA;

2.3. La producción del aceite medicinal se hará en los laboratorios públicos nucleados en la ANLAP.

III) FARMACOCINÉTICA CANNABIS

En la actualidad se han identificado más de 30 cannabinoides distintos, de los cuales hay que destacar el Δ9‑tetrahidrocannabinol (THC) que se trata del  principal componente psicoactivo. El THC se obtiene principalmente de la resina o aceite de cannabis, que se recoge de la secreción de las terminaciones de los tallos de la planta Cannabis sativa. Puede ser administrado por vía inhalatoria, oral o intravenosa. Por vía inhalatoria los efectos son casi inmediatos. Cuando es administrado por vía oral, se requieren de 1 a 3 horas para que se desarrollen al máximo los efectos, los cuales a su vez duran más tiempo. Se ha estimado que para obtener la misma intensidad de efectos se requieren dosis tres o más veces superiores a las usadas por vía pulmonar.  Por vía intravenosa es unas 10 veces más potente que por vía oral. 
Por otra parte, cuando se administra por vía oral la cantidad de droga activa que llega al sitio de acción se reduce por su sensibilidad a la acidez del jugo gástrico y debido al metabolismo hepático. Por tanto, hay que ingerir una cantidad mayor de THC por esta vía para conseguir el mismo efecto que por la vía respiratoria.
Tras el ingreso del THC en el cuerpo, este se distribuye por todo el organismo, incluido el tejido adiposo, donde se almacena y se elimina de allí lentamente. Al igual que la mayoría de fármacos liposolubles, el THC atraviesa la barrera placentaria.
El tetrahidrocannabinol se metaboliza principalmente en el hígado. Se producen una gran variedad de metabolitos, algunos de los cuales tienen actividad farmacológica semejante a la de su precursor (metabolitos activos), aunque otros carecen de actividad farmacológica. La eliminación de los metabolitos se realiza por las heces y por la orina.
El THC interacciona principalmente con los fármacos depresores del sistema nervioso central, aumentando su efecto depresor. Esto ha sido demostrado experimental y clínicamente con los opiáceos, barbitúricos, algunos analgésicos y el alcohol.

Efectos del consumo de los derivados del cannabis

El THC y otros químicos cannabinoides en la marihuana son similares a los químicos cannabinoides que el cuerpo produce naturalmente. Estos cannabinoides endógenos funcionan como neurotransmisores porque mandan mensajes químicos entre células nerviosas (neuronas) a lo largo del sistema nervioso. Estos afectan las regiones del cerebro que influencian el placer, la memoria, el pensamiento, la concentración, el movimiento, la coordinación, la percepción sensorial y temporal. Debido a esta similitud, el THC puede conectarse a las moléculas llamadas receptores cannabinoides que se encuentran en las neuronas en estas regiones del cerebro y las activan, perturbando así varias funciones mentales y físicas, causando los efectos que se describieron previamente. La red de comunicación neural que usa estos neurotransmisores cannabinoides, conocida como el sistema endocanabinoide, juega un papel muy importante en el desarrollo y el funcionamiento normal del sistema nervioso, por eso interferir con este sistema puede tener efectos graves. Entre ellos, se han descripto ansiedad, alucinaciones, conducta violenta, depresión, miedos, insomnio, trastornos de la memoria, disminución de los reflejos, alteraciones cognitiva y de la percepción, desmotivación, bronco espasmo, síndrome símil gripe, amenorrea y trastornos inmunológicos.
Al actuar en los receptores cannabinoides, el THC también activa el sistema de gratificación del cerebro, el cual incluye las regiones cerebrales que regulan las respuestas saludables a comportamientos placenteros (como el comer). Al igual que la mayoría de las drogas, el THC estimula las neuronas en el sistema de gratificación para liberar la sustancia química dopamina a niveles más altos de los que normalmente son liberados como respuesta a estímulos naturales. Este flujo de dopamina contribuye a la sensación placentera de "doparse" que buscan las personas que usan marihuana recreacionalmente.
Según Janon Quevedo, “la autoadministración crónica de esta planta expone al organismo a modificaciones fisiológicas o psíquicas que generan un estado físico y/o mental subjetivamente placentero y progresivamente lo conducen a la habituación y a la subsiguiente necesidad de suministro de dosis cada vez más altas, creando una situación de dependencia, punto de partida para el abuso, la tolerancia y el síndrome de abstinencia.”  

 

IV. ANÁLISIS BIOÉTICO

Desde la perspectiva de la Bioética Personalista, fundada en la dignidad de la persona y el valor de su corporeidad, destacamos como positivos los siguientes puntos del Proyecto:

1. La complejidad del uso de los cannabinoides justifica un marco regulatorio estricto
Según el proyecto analizado, el Estado centralizaría la importación, cultivo, producción y distribución del cannabis medicinal. El régimen previsto es el adecuado ya que el aceite de cannabis, está incluido en Las Listas de estupefacientes y Psicotrópicos susceptibles de producir dependencia física o psíquica (Decreto 722/91, Lista 1), que requieren un régimen especial de control.

  1. El  proyecto desalienta el autocultivo

La centralidad dada al Estado responde a la necesidad de regular el uso compasivo de la marihuana, sin perder de vista que se trata de sustancias psicoactivas que deben ser vigiladas atentamente, ya que pueden asociarse a actividades ilícitas ligadas al narcotráfico. Bajo las mismas premisas, el Estado nacional acordó con gobernadores prohibir el autocultivo de marihuana y desalentar la tolerancia social al uso de la droga. A tales fines promulgó el Decreto 1249/2016,  que declaró “La Emergencia Nacional en materia de adicciones" hasta el 31 de diciembre de 2018. La medida tiene como objetivos la "prevención y tratamiento, así como la inclusión social de aquellas personas que se encuentran afectadas por esta problemática".

  1. El Programa responde a los principios de los cuidados paliativos:

El principio fundamental que subyace en toda la normativa, está relacionado con el respeto a la dignidad de la persona enferma, la necesidad de mejorar su calidad de vida, procurando alivio al sufrimiento, físico y psicológico, cuando el paciente no responde a tratamientos curativos. En este punto es relevante destacar que el aceite de cannabis puede ser usado terapéuticamente, en los casos de: náuseas y vómitos asociados a la quimioterapia anticancerosa; eficacia analgésica en distintos tipos de dolores crónico, potenciándose el alivio del dolor cuando se asocia a otro analgésico convencional; mejoría en el aumento del apetito (especialmente beneficioso en caso de anorexia); y  otros posibles usos: como en el caso de epilepsia y glaucoma.

 

V.  EL CASO ARGENTINO

Según la ANMAT , en el país no se producen medicamentos derivados del cannabis, por lo que su acceso es únicamente por importación destinada a un paciente en particular (trámite de uso compasivo). Para autorizar la importación, la ANMAT realiza una evaluación rigurosa de la evidencia científica internacional referida a la eficacia de los medicamentos conteniendo derivados, naturales o sintéticos del cannabis. Solamente se autoriza el ingreso al país a las solicitudes destinadas al tratamiento de la epilepsia refractaria (denominada así por no responder a los tratamientos habituales) de los niños y adultos jóvenes. La decisión se motiva en que la patología mencionada es la única en la cual los estudios existentes permiten suponer una utilidad terapéutica real.

 

VI. CONCLUSIONES

La salud es un derecho humano básico, íntimamente vinculado a la calidad de vida. El Estado, garante del bien común, tiene la responsabilidad de velar por la calidad de vida de los ciudadanos, y por ello asegurar a éstos el derecho a la salud. La legalización del uso medicinal del cannabis sativa, con las limitaciones y condiciones exigidas por el Proyecto, debe leerse en la perspectiva del rol del Estado en materia de salud pública: procurar una asignación racional de los recursos disponibles con equidad de oportunidades.
En el caso de pacientes que atraviesen enfermedades donde el dolor, el sufrimiento y los síntomas afectan su calidad de vida, el Estado debe garantizarles el derecho a recibir tratamientos paliativos claramente beneficiosos. Como decía Cicely Saunders “El sufrimiento sólo es intolerable cuando a nadie le importa”
Sin embargo, ya evaluado positivamente el loable fin compasivo del Programa en cuestión, debemos advertir nuestra preocupación en dos puntos:

1. los usos medicinales del cannabis y sus derivados necesitan una investigación más profunda, con poblaciones de estudio significativas, resultados concluyentes y una revisión y actualización permanente de la evidencia científica.

2.  Finalmente  destacar que la eventual aprobación del uso medicinal de la planta de cannabis y sus derivados, debe ser comunicado socialmente de manera clara y contundente, para evitar que se decodifique de manera errónea el verdadero fin de la normativa:no se promueve el uso riesgoso de estupefacientes y drogas ilegales, ni se incentiva la tolerancia social al uso de esta droga. La marihuana es adictiva y su consumo particularmente nocivo.-

VII. Notas y Bibliografía
* Miryan Andújar: Abogada, docente e Investigadora, Directora Programa “Neuroética” del Instituto de Bioética UCCUYO
*Chárbel Abdón: Alumno Carrera de Medicina, Coordinador Comité de Bioética Universitaria, UCCUYO
*Cecilia Rossomando: Alumna Carrera de Medicina, Secretaria Comité de Bioética Universitaria, UCCUYO
*Matías Rodríguez: Alumno Carrera de medicina, miembro Comité de Bioética Universitaria, UCCUYO
*Fabricio Norte: Lic. en Psicología, docente, miembro Comité de Bioética Universitaria, UCCUYO

  • ANMAT, Programa ETS, INFORME ULTRARRÁPIDO DE EVALUACIÓN DE TECNOLOGÍA SANITARIA - USOS TERAPÉUTICOS DE LOS CANNABINOIDES, 2016
  • ANMAT: “INGRESO AL PAÍS DE ACEITE DE CANNABIS POR VÍA DE EXCEPCIÓN”, del 7 de octubre de 2016
  • ANMAT: “SUSTANCIAS SUJETAS A CONTROL ESPECIAL”, del 23 de marzo de 2016.
  • Ascolani P “Marihuana en Argentina Historia, rendimiento, usos industriales y terapéuticos de la cannabis sativa; págs. 43 y ss. Rosario, Enero 2014; Editor: Pablo Ascolani Co-editora: Laura Marinho Montero Rosario, Santa Fe
  • Ascolani P. /Cannabis y el cerebro/Cannabis Medicinal  Argentina/2010/http://cannabismedicinalargentina.blogspot.com.ar/2010/03/cannabis-y-el-cerebro-amigos-o-enemigos.html
  • Balcells Oliveró, M., TOXICOLOGÍA DEL CANNABIS, Revista Adicciones versión online, 2000, Vol. 12
  • Boni, S.  INFORME CANNABINOIDES ANEXO 1 - SITUACIÓN ANTE LAS AGENCIAS DE MEDICAMENTOS EN PAÍSES DE ALTA VIGILANCIA SANITARIA, 2016, ANMAT
  • De Janón Quevedo, Lenin. “Marihuana medicinal: ¿medicina o medicamento? Parte I” [en línea].Vida y Ética, 15.2 (2014). Disponible en: http://bibliotecadigital.uca.edu.ar/repositorio/revistas/marihuana-medicinal-medicamento-quevedo.pdf
  • De Janón Quevedo, Lenin. “Cannabis y medicina tradicional : libertad, sociabilidad y subsidiariedad de este tipo de fitoterapia” [en línea]. Vida y Ética, 16.1 (2015). Disponible en:http://bibliotecadigital.uca.edu.ar/repositorio/revistas/cannabis-medicina-tradiconal-fitoterapia.pdf
  • István Ujváry, Franjo Grotenhermen,  11-NOR-9-CARBOXI-D9 -TETRAHIDROCANNABINOL, UN UBICUO CANNABINOIDE AÚN BAJO INVESTIGACIÓN. UNA REVISIÓN DE LA LITERATURA., Revista de la Asociación Internacional por los Medicamentos Cannabinoides, 2014, Vol 9
  • Jordi Cami, FARMACOLOGÍA DE LA CANNABIS, V Encuentro Nacional Sobre Drogodependencias Y Su Enfoque Comunitario, Comunidad y Drogas (Madrid), 1988
  • Marín Aguayo, C.  CANNABINOIDES, Revista Mexicana de Algología, 2013 en http://www.cannabismedicinal.com.ar/
  • Oreja-Guevara, C. TRATAMIENTO DE LA ESPASTICIDAD EN LA ESCLEROSIS MÚLTIPLE: NUEVAS PERSPECTIVAS CON EL USO DE CANNABINOIDES, Revista de Neurología 2012; 55 (7): 421-430
  • DELTA-9-TETRAHIDROCANNABINOL (THC)+ CANNABIDIOL (CBD) EN ESPASTICIDAD POR ESCLEROSIS MÚLTIPLE, Informe para la Comisión de Farmacia y Terapéutica del Hospital Virgen del Rocío, 2011
  • Observatorio Uruguayo de Drogas. (2014). Sexta Encuesta Nacional Sobre el Consumo de Drogas en Estudiantes de Enseñanza Media. Disponible en: http://www.presidencia.gub.uy/comunicacion/comunicacionnoticias/encuesta-estudiantes-observatorio-drogas-sexta. Acceso Marzo/2015
  • Serebrisky D, /trastornos por sustancia: marihuana/Capitulo 1 Y 2/ EDITORIAL SCIENCE/2014

¿Cómo citar esta voz?

Sugerimos el siguiente modo de citar, que contiene los datos editoriales necesarios para la atribución de la obra a sus autores y su consulta, tal y como se encontraba en la red en el momento en que fue consultada:

Andújar, Miryan; Abdón, Chárbel; Rossomando, Cecilia; Rodríguez, Matías; Norte, Fabricio. USO MEDICINAL DE LA PLANTA DE CANNABIS, en García, José Juan (director): Enciclopedia de Bioética, URL:http://enciclopediadebioetica.com/index.php/77-voces/101-celulas-troncales

CAMPUS DE LA UNIVERSIDAD

Buscador de contenidos

Traducir esta página

¿Quién está en línea?

Hay 26 invitados y ningún miembro en línea

Estadísticas

Visitas del artículo
1854028